Como perder peso en una semana sin hacer dieta ¿Es posible?

Como perder peso en una semana sin hacer dieta ¿Es posible?

Claro, puedes perder peso en una semana sin hacer dieta, pero vamos a matizarlo. Hay muchas dietas de moda que ayudan a perder peso rápidamente, al mismo tiempo que te hacen pasar hambre y en algunos casos muy sonados, incluso poner en riesgo tu salud. Pero, ¿de qué sirve perder peso sólo para recuperarlo después con un efecto rebote? Para bajar de peso permanentemente, es mejor bajar de peso lentamente. Y muchos expertos dicen que se puede hacer eso sin tener que hacer una dieta estricta. En su lugar, la clave es hacer ajustes simples a su estilo de vida, que te permitirán conseguir un cambio lento pero progresivo.

Un kilo de grasa equivale a 3,500 calorías. Al afeitarse 500 calorías al día mediante modificaciones en la dieta y el ejercicio, puedes perder aproximadamente 1-2 kilos por semana. Si sólo necesitas mantener tu peso actual, afeitarse 100 calorías al día es suficiente para evitar los 1 o 2 kilos que suben de media al año los adultos.

Si quieres perder peso sin hacer dieta ¡Sigue estos consejos!

1- Desayunar todos los días.

Un hábito que es común a muchas personas que han perdido peso y lo han mantenido es desayunar todos los días. Muchas personas piensan que saltarse el desayuno es una buena manera de reducir las calorías, pero generalmente terminan comiendo más a lo largo del día, dice Elizabeth Ward, MS, RD, autora de The Pocket Idiot’s Guide to the New Food Pyramids. «Los estudios muestran que las personas que desayunan tienen un IMC más bajo que los que desayunan y se desempeñan mejor, ya sea en la escuela o en la oficina. Prueba un tazón de cereales integrales con frutas y productos lácteos bajos en grasa para empezar el día de manera rápida y nutritiva.

2- Cierra la cocina por la noche.

Establece una hora en la que dejes de comer para no ceder a los apetitosos bocadillos nocturnos o a los bocadillos sin sentido mientras ves la televisión. «Toma una taza de té, chupa un trozo de caramelo duro o disfruta de un pequeño tazón de helado ligero o yogur 0% grasa si quieres algo dulce después de la cena, pero luego lávate los dientes para que sea menos probable que comas o bebas cualquier otra cosa, ¡Todo está en la mente!

3- Elige bien las calorías líquidas.

Las bebidas endulzadas acumulan calorías, pero no reducen el hambre como lo hacen los alimentos sólidos. Satisface tu sed con agua, agua con gas con cítricos, leche desnatada o baja en grasa, o pequeñas porciones de zumo de fruta 100%. Prueba un vaso de zumo vegetal nutritivo y bajo en calorías para mantenerte a raya si tienes hambre entre comidas. Ten cuidado con las calorías de alcohol, que se acumulan rápidamente, así que lo mejor será limitar el consumo de alcohol a los fines de semana.

4- Come variado y equilibradamente

Comer muchas frutas y verduras bajas en calorías y en grandes cantidades desplaza a otros alimentos que tienen más grasa y calorías. Carne roja, pechuga de pollo, pescado blanco, pescado azul, legumbres, todos son necesarios, la clave es controlar las cantidades que ingieres, intentando no sobrepasar el máximo diario recomendado y practicando ejercicio unas 3-4 veces por semana.

5- Controla el entorno

Otra estrategia simple para ayudar a reducir las calorías es controlar el entorno, desde llenar tu cocina con muchas opciones saludables hasta elegir los restaurantes adecuados. Eso significa evitar la tentación de mantenerse alejado de los restaurantes buffet libre y restaurantes de comida rápida. Si ves que vas a pasarte porque hay una celebración especial o simplemente te apetece salirte un poco de la rutina, bebe mucha agua con limón y edulcorante después de la cena y el día siguiente.

6- ¡Haz ejercicio!

Consíguete un podómetro y gradualmente agrega más pasos hasta que llegues a 15,000 por día. A lo largo del día, haz todo lo que puedas para estar más activo: camina mientras hablas por teléfono, saca al perro a pasear, vete a caminar con tu pareja y contaros que tal ha ido el día y si te lo puedes permitir, ¡Apúntate al gimnasio! ¡Notarás la diferencia!

7- Coma proteína en cada comida y bocadillo.

Agregar una fuente de proteína magra o baja en grasa a cada comida y bocadillo te ayudará a sentirte lleno durante más tiempo, de modo que es menos probable que comas en exceso. Prueba el yogur bajo en grasa, una pequeña porción de nueces, mantequilla de maní, huevos, frijoles o carnes magras. Los expertos también recomiendan comer comidas y refrigerios pequeños y frecuentes (cada 3-4 horas), para mantener el metabolismo trabajando constantemente.

Perder peso sin hacer dieta es posible, pero los milagros no existen, si no coges el toro por los cuernos y empiezas a llevar una vida activa, practicar deporte y comer bien, no conseguirás tu objetivo.